Saltar al contenido
Cultura Azul

Volcanes de El Salvador

Volcanes de El Salvador

Hablar de El Salvador es hablar de sus enormes riquezas naturales y de la gran variedad de relieves que presenta su territorio. Allí podemos encontrar: Cordilleras, valles, montañas, ríos, llanuras, costas, playas, cerros, mesetas y volcanes.

Todo el esplendor de su colosal topografía, mezcla de diversas formas, tamaños y colores se conjugan para lograr un país pleno de encanto y con un gran potencial turístico.

Una de las formas de relieve más interesantes y enigmáticas con las que cuenta El Salvador son los volcanes. Posee un número aproximado de 170 formaciones volcánicas, de las cuales 14 se encuentran activas. No en vano, este país es también llamado “La tierra de los mil volcanes”.

¿Qué es un Volcán?

Los volcanes son formaciones montañosas con una abertura en la cima de ella, llamada cráter. Es por esa fisura donde emergen al exterior un material rocoso fundido a grandes temperaturas, cuyo nombre es magma.

El Salvador está ubicado en la zona de choque de dos placas tectónicas: placa tectónica de Cocos y la placa del Caribe. Es por esta razón que se formaron los volcanes en el país salvadoreño.

A pesar del peligro que representan los volcanes, los habitantes de El Salvador lo toman con naturalidad e incluso siembran maíz y frijoles en sus faldas y aprovechan para organizar actividades turísticas cerca de los cráteres de algunos de ellos.

Los volcanes más llamativos de El Salvador

Existen diferentes tipos de volcanes en el Salvador, los hay activos y vigilados y los hay extintos. Hay algunos con características inigualables que permiten ser admirados por su belleza desde lejos y otros; donde el turista puede incluso incursionar y realizar actividades diversas a diferentes distancias, bien sea en sus faldas o más cerca de sus cráteres.

Aquí se presenta una lista de los siete volcanes más fascinantes de El Salvador:

  • Santa Ana o Ilamatepec

Su altura es considerable: 2381 metros sobre el nivel del mar, siendo considerada una de las elevaciones más importantes de la nación salvadoreña. Es un volcán activo, por tal motivo, se encuentra vigilado por los vulcanólogos.

Se encuentra en la cordillera de Apaneca en el departamento de Santa Ana, específicamente en los municipios Chalchuapa y Santa Ana, de allí, uno de sus dos nombres.

Su última erupción fue el 1ero de octubre de 2005; sólo expulsó cenizas, rocas y agua caliente, sin embargo, los pobladores de todos los pueblos circunvecinos tuvieron que realizar la evacuación para evitar riesgos para sus vidas.

  • Volcán de Izalco

Surgió en el año 1770 y estuvo constantemente expulsando material incandescente por 196 años, por tal motivo le pusieron el apelativo de Faro del Pacífico pues, las personas que iban en las naves por el océano lo podían divisar sin problema.

Es el volcán más joven, no sólo de El Salvador, sino de toda América. Su altura mermó en 200 m después de la última erupción en el año 1966 pues su cima se desmoronó. Es considerado un volcán activo.

Se encuentra ubicado entre los municipios de Izalco y Nahuizalco en el departamento de Santa Ana. Entre las actividades turísticas que se pueden realizar en él están las caminatas y escaladas.

  • Volcán de San Salvador

Sus faldas son tan amplias que abarcan varios municipios: Quezaltepeque, San Juan Opico, Nejapa, Santa Tecla y Colón, todos del departamento de La Libertad.

Está a 1839 metros sobre el nivel del mar por lo que su clima es muy fresco y su exuberante flora atrae a miles de especies animales. De allí se derivan las principales actividades turísticas del lugar: los paseos ecológicos, las caminatas y, sobre todo, para los amantes de la aventura, los descensos al cráter.

Se considera un volcán activo. Hizo su última erupción el 7 de junio de 1917. A raíz de ello, un lago que se había formado en su cráter desapareció y más tarde, la misma naturaleza lo reforestó y es lo que se conoce como El Boquerón. También se le llama al cráter volcán de Quezaltepeque.

  • Volcán de Chaparrastique

La forma del volcán Chaparrastique es casi un cono perfecto a pesar de la cantidad de erupciones que ha tenido en las últimas tres centurias (26). Tiene un cráter de aproximadamente 800 metros y numerosas aberturas por donde también expulsa lava.

A este volcán Chaparrastique también lo llaman San Miguel por estar ubicado en ese departamento, abarcando siete de sus municipios: San Miguel, Quelepa, Moncagua, Chinameca, San Jorge, San Rafael Oriente y El Transito.

Es la tercera montaña más alta de El Salvador con 2130 metros sobre el nivel del mar ubicado en la Cordillera Chinameca.

  • Volcán Chinchontepeq

Este volcán está situado entre dos departamentos, La Paz y San Vicente, por ese motivo también se le denomina volcán de San Vicente. Está a 60 km de la capital salvadoreña.

Alrededor de él se han tejido leyendas muy hermosas derivadas de su forma tan original que los indígenas nahuas denominaron “Cerro de las dos tetas”

Su estructura presenta dos partes o elevaciones. Una de ellas ostenta una altura de 2173 metros sobre el nivel del mar con una abertura que en tiempos pasados fue un cráter; la otra, mide 2083 metros sobre el nivel del mar. Esta presenta forma conoide con dirección al este.

Entre las características más resaltantes de este volcán es que posee manantiales cuyas aguas termales exhalan vapores con olor a sulfuro conocidos como “Los infiernillos”. No se ha manifestado actividad volcánica en los últimos 1500 años.

  • Volcán de Conchagua

Una de las cualidades más apreciadas de este volcán es su mirador ya que permite divisar buena parte de la costa de El Salvador con el Golfo de Fonseca y sus islas. Las vistas son impresionantes es por eso que de allí debe venir su nombre “Espíritu de la Montaña”.

Este volcán es uno de los parajes con mayor actividad turística: senderismo, caminatas, turismo ecológico para conocer flora y fauna, ya que la belleza de sus paisajes, el aire puro y la frescura de su clima (20ºC) atrae a muchas personas a realizar campamentos y a disfrutar de la zona.

Los lencas le dieron el nombre Conchagua que significa “Valle estrecho”. Está ubicado en la ciudad de La Unión en el municipio de Conchagua y se eleva a 1200 metros sobre el nivel del mar.

No se conoce cuándo fue su última erupción.

  • Volcán Tecapa

Lo que más llama la atención de este volcán es la bella laguna de color verde azulado que se formó en su cráter y que la insigne escritora Gabriela Mistral muy acertadamente nombró como “La Esmeralda de América”.

Está ubicado en el departamento de Usulután, a 2 km al sur del municipio de Alegría en la cordillera de Tecapa-Chinameca. Mide 1593 metros de altura.

Su cráter es peñascoso y grande, con 900 metros de diámetro y las aguas de su laguna, de 350 metros de diámetro, tienen propiedades curativas.

Aunque se desconoce cuándo fue su última erupción hay en el lugar algunas fuentes termales y fumarolas que indican el origen volcánico de esa elevación.

A las faldas del volcán, en el norte hay cinco fumarolas o ausoles denominadas: El Bufanero, Tronador, Tronadorcito, Loma China y el Pinar.