Saltar al contenido
Cultura Azul

Lagos y Lagunas de El Salvador

Lagos y Lagunas de El Salvador

Los cuerpos de agua siempre han suscitado atracción entre los seres humanos. Muchas explicaciones se han dado al respecto. Una de ellas es que el agua, como elemento principal de la naturaleza tiene un gran valor para el Hombre: fue el origen de la vida en la Tierra, es parte primordial del cuerpo humano y, por tal motivo muchas culturas la consideran sagrada.

Diferencia entre Lago y Laguna

El lago es una masa de agua ubicada en un espacio de dimensiones considerables y que la mayoría de las veces no se comunica con el mar. La laguna, por su parte, es también un reservorio de agua pero siempre de menor tamaño que el lago.

El Salvador y sus Lagos y Lagunas

El Salvador cuenta con 34 lagunas de tamaños, formas y orígenes variados y con 3 espectaculares lagos de origen volcánico. Todos estos cuerpos de agua constituyen atractivos singulares para los visitantes que buscan conocer y disfrutar de esta maravillosa tierra centroamericana. Comenzaremos a describir someramente cada uno de estos cuerpos de agua maravillosos:

Principales lagos de El Salvador

  • Lago Coatepeque

En la ciudad de Santa Ana, municipio El Congo, se encuentra este bellísimo lago tipo espejo. Se caracteriza por la serenidad de sus aguas y la belleza del entorno de origen volcánico, por eso, es requerido, por aquellos que buscan alejarse del ruido y del estrés y gustan de sumergirse en la tranquilidad del lugar.

Sin embargo, también puede ser llamativo para los más activos y con espíritu deportivo, pues pueden practicar desde deportes más calmados como el buceo, la pesca y el remo, como aquellos más arriesgados como el jet ski.

  • Lago de Ilopango

A solo 16 kilómetros de la capital salvadoreña, con una superficie de 72 km2 y una profundidad de 230 metros, a 440 metros sobre el nivel del mar, está enclavado el lago natural más grande de El Salvador. Se sitúa entre los departamentos de San Salvador, Cuscatlán y La Paz.

La belleza del paisaje, la riqueza y versatilidad de sus aguas son cualidades que llaman a los visitantes para navegar y pescar. Fotógrafos, artistas y amantes del sosiego se deleitan con la armonía de sus aguas y sus tres islas: Isla del Amor, Los Patos y San Cristóbal.

  • Lago de Güija

El Salvador lo comparte con Guatemala. Está ubicado en un área protegida, en la parte noroccidental del país en el departamento de Santa Ana y al oriente de Guatemala, departamento de Juliapa.

Al igual que los otros dos lagos de El Salvador, es de origen volcánico; los extintos volcanes: Mita, San Diego y Cerro Quemado lo rodean.

Está situado a 340 metros sobre el nivel del mar y tiene una extensión total de 45 km2. En la parte salvadoreña, de 32 kilómetros cuadrados, están las islas Teotipa y Cerro de Tule o Iguatepec donde se encontraron piezas de cerámica precolombinas.

Un aspecto interesante del lugar es que es el hábitat natural de 145 especies de aves autóctonas y el santuario de 75 especies de aves migratorias.

Por otro, tiene un gran valor arqueológico e histórico porque allí se encuentran vestigios de cultura precolombina como pirámides, zonas residenciales y arte rupestre (petrograbados).

Principales lagunas de El Salvador

Treinta y cuatro son las lagunas con las que cuenta El Salvador. Ubicadas a lo largo de todo su territorio, forman parte de la riqueza natural y turística del país. Sus nombres son:

Laguna de Bijagual, de Morán, del Llano, Las Ninfas, Verde, Caldera, de Chanmico, Nahualapa, El Gallo, La Pancha, Providencia, Solomillana, de los Negritos, Managuara, de Maquigüe, El Pilón, Aramuaca, de Olomega, de San Juan, El Jocotal, Ciega, Apartepeque, de Buchiche, Chalchuapán, de Talquezal, Santo Tomás, de Cuscachapa, de Metapán, de San Diego, de Alegría, de San Juan, Domínguez y Chaparral.

Las primeras cinco en extensión son:

  • Laguna de Olomega

Las Piedras del Diablo, petrograbados de origen lenca, son uno de los atractivos para los turistas que visitan esta laguna. En los respiraderos del volcán los aborígenes precolombinos dejaron sus interesantes huellas.

Dos municipios: Chirilagua (departamento San Miguel) y El Carmen (departamento La Unión) la comparten.

En 2010 fue declarada Humedal de Importancia Internacional por la Convención Ramsar y, con 24, 2 km2, es el mayor cuerpo de agua dulce del oriente de El Salvador.

  • Laguna de Metapán

Dentro del Complejo Lago de Güija, en el noreste de este lago, con 16 km2 de extensión total, se encuentra esta bella laguna. Está en el municipio Metapán del departamento de Santa Ana.

Su superficie cambia según las estaciones: durante la época lluviosa llega a alcanzar, sólo el espejo de agua, 4 km2 y la profundidad aumenta a 6 metros.

No es de origen volcánico pero tiene a su alrededor algunos de ellos. Durante la sequía, cuando las aguas se retiran un poco, esas tierras fértiles se utilizan para cultivo, pastoreo y turismo.

No obstante, sobre este lugar se cierne una grave amenaza: la contaminación de sus aguas proveniente del municipio vecino a través de su afluente principal, el río San José, y la invasión del Jacinto de Agua, especie vegetal que la está invadiendo y afectando grandemente.

  • Laguna El Jocotal

Esta laguna, de 4,5 hectáreas, constituye uno de los más bellos y completos sitios turísticos de El Salvador, sobre todo en lo que se refiere al ámbito de la ecología. Importantes reconocimientos internacionales lo refrendan.

Se le declaró en 1976, “área natural protegida”; en 1983, “santuario de aves”; y, en 1996, “primer sitio Ramsar” de ese año.

Entre las actividades que se realizan allí están la pesca, la agricultura y el cuidado del ambiente organizado por los mismos pescadores de la zona conscientes del valor de la laguna. Sin embargo, sobre ella hay dos amenazas latentes: la invasión del Jacinto de Agua y las inundaciones.

  • Laguna de Chanmico

“Lugar de Muertos” significa Chanmico en lengua náhualt  pues se cree que en la época precolombina fue un cementerio que tiempo después se convirtió en laguna.

Pertenece al departamento La Libertad en el municipio San Juan Opico. Es de origen volcánico ya que se formó en el cráter de un volcán.

Posee casi un kilómetro cuadrado de extensión y es muy profunda (15 metros).

Su gancho para los turistas es que, a solo media hora de la capital, San Salvador, pueden encontrar la serenidad de las aguas combinada con la belleza natural del paraje y hospedarse en múltiples sitios que ofrece la zona.

  • Laguna del Llano

El municipio de Ahuachapán ofrece a sus visitantes esta laguna que sus habitantes llaman Laguna del Espino o Lago Plateado por el color blanco de sus aguas que contienen arcilla blanca en el fondo.

Hay allí actividades de pesca, totalmente manuales y agrícolas durante la sequía. Su extensión es de 0,98 km2 y se encuentra envuelta por un halo de misterio por las innumerables leyendas que la rodean.

En verano llegan las garzas blancas y le agregan al paisaje mayor belleza.

Un dato histórico forma parte de su atractivo. Fue en ese mismo lugar donde el 12 de marzo de 1822 se realizó la primera batalla de la época de la Independencia centroamericana: Batalla del Llano El Espino.