Saltar al contenido
Cultura Azul

Cuisnahuat

Cuisnahuat El Salvador

El municipio de Cuisnahuat se encuentra en la famosa ruta de El Bálsamo y pertenece al Departamento de Sonsonate de El Salvador.

Su nombre en lengua indígena (náhualt) era Huitznahuit, de las raíces Huitz que significa espinos, Nahui quiere decir cuatro y At, agua, en conclusión, “Río de los cuatro espinos”.

Datos Geográficos

La Villa de Cuisnahuat, como también se le conoce, tiene 12.676 habitantes y una extensión territorial de 73.03 kilómetros cuadrados. Al norte de Cuisnahuat se encuentra Sonsonate, Caluco y San Julián, al sur, está Sonsonate, al este, Santa Isabel Ishuatán y al oeste, Sonsonate.

El clima de este bello municipio es de tipo húmedo subtropical. Su territorio está surcado por los ríos Apancoyo, Los Dos Ríos, Tazula y San Lucas.

Datos Fundacionales

La cronología de la fundación del municipio Cuisnahuat es la siguiente:

  • Siglo XVII: La localidad de Tonalá fue destruida por la inundación del río Sonsonate.
  • Siglo XVIII: Se funda Cuisnahuat con la llegada de los pobladores de Tonalá.
  • 1740: En este año tenía una población de 30 indios tributarios.
  • 1770: Formó parte del curato de Guaymoco (actual Armenia).
  • 1824: Este año formó parte de San Salvador.
  • 1836: Se anexo al distrito de Izalco.
  • 1859: Tenía 750 habitantes que se ocupaban del cultivo y explotación del bálsamo.

Desarrollo Económico

La producción agrícola es la base del desarrollo económico de Cuisnahuat. Sus productos principales son los granos, el café, las hortalizas y las frutas.

Sin embargo, el producto estrella es el bálsamo, una resina que se extrae del árbol de bálsamo cuyo nombre científico es Myroxylon balsamun var. pereirae.

Este producto se comercializa a muy buen precio pues tiene muchísimas propiedades, sobre todo medicinales y es requerido a nivel mundial.

No obstante, el procedimiento utilizado para sustraerlo todavía no se ha perfeccionado perjudicando a los árboles, ya que al separar la sustancia de la corteza esta se seca y a la larga el árbol muere.

Ruta Turística

Para el desarrollo turístico de Cuisnahuat la Alcaldía de ese municipio creó una Plaza Turística con la denominación de Los Cumpas (personajes de Cofradías Hermanas Ancestrales).

Está ubicada a la entrada del poblado para que todos tengan acceso y se distingue por un monumento y un arco de bienvenida. Al mismo tiempo se inició una campaña de concienciación ecológica con la siembra de mil árboles en los alrededores.

A través de ilustraciones y obras artísticas se representan la historia, las tradiciones y las costumbres de esta localidad. Las esculturas representan a los ríos y manantiales.

También hay excelentes miradores con barandas donde los visitantes pueden observar una panorámica del Valle de El Bálsamo.

En este lugar de recibimiento al turista se puede disfrutar de zonas verdes con excelentes jardines, terrazas, faroles, sillas, bancos y áreas recreativas.

Para mayor comodidad de los visitantes el sitio está provisto de amplio estacionamiento, aceras, cunetas, muros de contención y buena iluminación. Para la seguridad de todos existe una caseta de vigilancia.

Tradiciones y Costumbres

Cuisnahuat es rica en cultura y tradiciones. Una de las más populares, es sin duda alguna “Los Cumpas de Cuisnahuat y Jayaque”.

La tradición nos habla de un acuerdo entre las personas de esos dos poblados que consistía en el trueque de artículos, en tratarse como hermanos, y se tenían que visitar. Si este trato no se hacía se podía suscitar una confrontación violenta.

Durante mucho tiempo se ha mantenido esta costumbre. Hoy en día se siguen realizando las romerías de un poblado al otro en las fiestas patronales.

El 31 de diciembre de cada año se festeja otra tradición muy bonita llamada “La vela de la vara”. Mediante ella los pobladores eligen al “alcalde de las festividades nocturnas”.

El elegido tiene que dar como primer mandato que se atrape a todos los que estén fuera de su hogar y se les cobra un tributo. Todo lo recaudado por el “Alcalde” se utiliza para obras de beneficencia.

En cuanto a la literatura tradicional, en Cuisnahuat hay muchas leyendas, una de ellas es la Leyenda de La Poza de Bululú que habla del río Sensunapán donde se ahogó una princesa aborigen.

Dice la leyenda, que los despojos de la princesa se convirtieron en oro, brillantes y jabón plateado y quien intente tomar algo de allí, nunca saldrá con vida.

  • Cuisnahuat es uno de los últimos lugares donde se habla todavía el idioma pipil (náhualt) y a través de la fundación Don Bosco y la comunidad indígena se ha logrado que se enseñe como segunda lengua en una escuela de la comunidad.
  • De acuerdo a las cifras del MINEDUCYT el pueblo de Cuisnahuat está libre de analfabetismo.
  • La Policía Nacional Civil presentó un informe en 2018 en el cual aseguraron que descendieron los índices delictivos en el municipio gracias a los programas preventivos y operativos llevados a cabo.