Saltar al contenido
Cultura Azul

San Ignacio

San Ignacio El Salvador

Se puede decir que San Ignacio de Chalatenango es un municipio de altura por varias razones. Una de ellas es que su altitud promedio es de 965 msnm; otra, porque allí se encuentra la montaña más alta de El Salvador y, por último, por su belleza y clima espectacular.

Desde San Salvador se puede llegar a San Ignacio en automóvil recorriendo noventa y dos kilómetros en solo una hora con veinte minutos. Allí el visitante encontrará cuatro cómodos hoteles para hospedarse.

Datos Geográficos

Con una superficie de 69,15 k2 y una población de 8611 habitantes, San Ignacio presenta una densidad de población de 124 habitantes por kilómetro cuadrado. Su clima tropical moderado por la altitud, es agradable y apto para el cultivo de especies diferentes del resto del país.

Este municipio está prácticamente rodeado por los municipios Citalá y La Palma, a excepción de una parte al norte que colinda con Honduras.

Al norte, noreste, oeste y noroeste limita con Citalá; al este, sureste, sur y suroeste, con La Palma. Administrativamente está dividido en siete cantones.

Presenta en su relieve la cordillera Alotepeque-Metapán, allí se encuentra la montaña más alta del país, el cerro El Pital con 2730 msnm.

Otras elevaciones son: La Cruz, Cima de Arena, Cayaguanca y El Manzano. Los ríos más importantes son El Sumpul, Los Pozos, San Ignacio, Nonuapa, Jupula, Chiquito, El Valle y El Rosario.

Datos Fundacionales

La fundación de San Ignacio se ubica en el tiempo histórico en el siglo XVIII. El origen fue un pequeño villorio erigido por emigrantes citaltecos al cual asignaron el nombre de El Rodeo de San Ignacio.

La toponimia del lugar explica que en una de las casas levantadas en el sitio había una imagen de San Ignacio de Loyola y, a la par que crecía el poblado y la plaza pública hervía en actividad, la devoción por el santo hizo que el villorio recibiera el nombre de El Rodeo de San Ignacio.

La línea temporal se completa de esta manera: De 1824 a 1835 formó parte en forma intermitente de San Salvador y Tejutla; en 1855, de Cuscatlán.

En 1841 se denota su importancia creciente al elegírsele como cantón electoral. Desde 1855 ha formado parte del Departamento de Chalatenango. En 1951 se ganó el título de Villa.

Desarrollo Económico

La economía de San Ignacio es básicamente agrícola. Su clima benigno permite producir vegetales y frutas de la zona templada.

Así, de este municipio se surten los mercados de frutas (fresas, moras, duraznos); hortalizas (lechuga, repollo, tomate, zanahoria, coliflor, brócoli, cebollín, rábano, acelga, espinaca) y tubérculos (papas). Además, produce maíz, flores, café, aguacates y trigo.

El sector manufacturero está representado por la industria del café, de frutas, del cereal, de leche y productos forestales. Asimismo hay talleres de artesanías, sobre todo que trabajan la madera.

El sector comercial también está en avanzada con establecimientos en toda la ciudad y vínculos con Citalá y La Palma.

Ruta Turística

El imán que atrae a los turistas a San Ignacio ciertamente lo constituye el clima de montaña agradable y fresco. Una de las paradas en la ruta es la visita a El Peñón de Cayaguanca y el Cerro El Pital.

Allí, en diferentes locaciones de la montaña, hay hoteles y posadas con todas las comodidades para el hospedaje de los visitantes.

Su casco central también es interesante visitar. Algunas casas aún conservan elementos de estilo colonial como el uso de adobe y bahareque como materiales de construcción.

Las calles del pueblo están pavimentadas, bien con asfalto, cemento o adoquinadas. Desde allí hay facilidad de iniciar el trayecto rumbo a los demás sitios turísticos del municipio.

Costumbres y Tradiciones

Las costumbres y tradiciones que han perdurado en el tiempo en San Ignacio giran en torno a la celebración de las fiestas patronales. San Ignacio de Loyola, patrono de la ciudad, celebra su día el 31 de julio.

Pues, alrededor de esa fecha, los sanignacenses manifiestan su alegría y devoción por el santo organizando actividades propias de su cultura e idiosincrasia.

Después de los imprescindibles ritos religiosos, como las misas y oraciones, vienen las populares actividades como los desfiles, la elección y coronación de la reina del año, conciertos y bailes, cuetes de vara, ruedas; se invitan cantantes populares y bandas musicales.

El tema gastronómico deleita a los participantes con comidas típicas de la localidad y de la temporada como los elotes “locos” y gran variedad de dulcería criolla.

Y Algo Más…

  • Los Festivales de Artesanías se realizan durante las ferias de San Ignacio. Allí los artesanos exponen y venden sus producciones.
  • La “Viejada” es una fiesta de disfraces donde los niños bailan y se divierten en un parque central durante las fiestas patronales.
  • San Ignacio está considerado como un punto de acceso internacional a través de la Carretera Troncal del Norte.